mayo 21, 2024

GN Noticias

GNNoticias – Noticias Globales optimizadas por Inteligencia Artificial.

La de-dollarización: un cambio de poder entre Estados Unidos y BRICS

Durante los últimos años, ha habido un creciente debate sobre si las naciones del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) están desarrollando una nueva moneda que rivalizará con el dólar estadounidense como estándar de reserva global. Este mes, los líderes del BRICS se reunirán en Sudáfrica para discutir más a fondo sobre este tema. Existe una creciente presión para contar con una nueva moneda global debido a la continua utilización del dólar estadounidense como arma en forma de sanciones y guerras comerciales. Muchos países buscan una mayor independencia del sistema financiero de Estados Unidos. Pero, ¿qué hace que el dólar estadounidense sea la moneda de reserva mundial en la actualidad?

Durante la cumbre del BRICS en 2022, el presidente ruso Vladimir Putin anunció que el bloque estaba trabajando en la creación de una «moneda de reserva internacional». Después del final de la Segunda Guerra Mundial, los Aliados se reunieron en Bretton Woods y nombraron al dólar estadounidense como la principal moneda de reserva del mundo. Estaba respaldado por oro a una tasa de cambio de $35 por onza. Sin embargo, en 1971 el dólar fue desvinculado debido a la falta de reservas de oro de Estados Unidos, convirtiendo así al dólar en una moneda fiduciaria. Pocos años después, el Secretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger, visitó al rey Faisal de Arabia Saudita para negociar el sistema del petrodólar. Estados Unidos acordó proporcionar apoyo militar y, a cambio, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) denominaría el petróleo a nivel mundial en dólares estadounidenses. Esto generó una demanda sintética, ya que los países que compraban petróleo necesitaban dólares estadounidenses, lo que a su vez permitió que el dólar mantuviera su supremacía.

Sin embargo, la dominancia del dólar podría estar llegando a su fin. En 2021, Arabia Saudita y Rusia firmaron un acuerdo de cooperación militar. Estados Unidos ya no era el único protector del Reino Saudita. Además, en el Foro Económico Mundial de Davos de este año, el Ministro de Finanzas de Arabia Saudita, Mohammed Al-Jadaan, anunció que el país estaba dispuesto a comerciar con otras monedas además del dólar estadounidense, algo que no había hecho en casi 50 años. Las señales de la de-dollarización estaban emergiendo.

Durante la cumbre del BRICS en 2022, el presidente ruso Vladimir Putin anunció que el bloque estaba trabajando en la creación de una «moneda de reserva internacional». Este tema volverá a estar en la agenda de la 15ª cumbre anual del BRICS este mes. Se especula que la moneda del BRICS estará respaldada por oro, lo que sería un retorno histórico al patrón oro y brindaría estabilidad a la nueva moneda.

De hecho, los bancos centrales ya están acumulando reservas de oro. Según el Consejo Mundial del Oro del FMI, los primeros dos meses de este año se registraron las mayores compras de oro desde Singapur (51,4 toneladas), Turquía (45,5 toneladas), China (39,8 toneladas), Rusia (31,1 toneladas) e India (2,8 toneladas). Parece evidente que los países del BRICS están acumulando oro en preparación para su nueva moneda (cabe destacar que Turquía, entre muchos otros, ha solicitado ser miembro del BRICS). Mientras tanto, vemos una disminución en la proporción de dólares estadounidenses en poder de los bancos centrales, según la Composición de Divisas de Reserva Oficial del FMI (COFER). Los países se están posicionando para un nuevo sistema internacional.

A medida que la dependencia del dólar estadounidense disminuye, los bancos centrales comenzarán a desprenderse de sus reservas de dólares. Esto resultará en hiperinflación, un aumento en las tasas de interés para compensar la pérdida de poder adquisitivo y una caída en los precios de los activos, acelerando aún más el declive de Estados Unidos. La tendencia de la de-dollarización está ocurriendo, pero no es algo único. El ascenso y la caída de los imperios y las monedas de reserva son evidentes a lo largo de la historia, desde el Imperio Holandés y el florín hasta el Imperio Británico y la libra esterlina, y ahora el Imperio Estadounidense y el dólar. Inevitablemente habrá un cambio en el orden mundial, y tal vez sea el momento del BRICS.